Inicio       Travesias       Próxima       Foro 4x4       Páginas amigas       Escuela 4x4       Suscribite

 

VILLA PEHUENIA   17/08/07

Ingrese a ver el Album de Fotos aquí

Vea el video completo aquí

 

Desde Bahía Blanca partimos los bahienses Diego (Vascolé) con Florencia en Samurai; Edgardo con Liliana en Santana; José Luis con Adriana y Delfina en L 200 negra; Osvaldo con Paquita y Fernando en Vitara bordó; Rubén (Chicho) con Viviana en Vitara verde y los Suareces Daniel con Susana en Grand Vitara y Mario con Cecilia Hilux. 

Cuando llegamos a Gral. Roca, de acuerdo a lo previsto, nos esperaban Federico, Gustavo, Sebastián y María Luz que venían desde Buenos Aires en Grand Cherokee.

El próximo punto de reunión sería Neuquen, donde se sumaron: Alberto con Stella, Ignacio y Tomás de San Lorenzo (Sta Fé) en X-Terra; Ariel (Pato) con Marina, Mateo y Tomás de Caruhé en Vitara blanca; Carlos con Norma de Caruhé en Ranger plateada; Claudio de Neuquen con L 200 roja; Marcelo con Gustavo de B. Aires en Vitara roja Pablo con Laura de B. Aires en Galooper y Pablo con Fernando de B. Aires en Ranger gris.

Lamentablemente la Vitara roja de Marcelo tenía problemas de temperatura y decidieron esperar que abra un taller mecánico para revisar; sus compañeros de viaje Pablo y Fernando se quedaron para hacerles el aguante y tirar juntos.

En la ruta, la larga caravana comenzó a intercambiar nombres, datos del vehículo y todo lo que hace posible conocerse a través de una frecuencia de VHF.

Ya en Zapala, descartamos el paso de Primeros Pinos por estar totalmente cerrado y nos mandamos por la Bajada de Rahué, donde los hermosos paisaje de la cuesta, se destacan mucho más con tanta nieve.

Con un superado Daniel al frente, trepamos y bajamos a marcha tranquila, sobre un camino con nieve y hielo; disfrutando el cuadro que la naturaleza nos regalaba en cada curva, en cada trepada y en cada bajada. Había comenzado la travesía

Al llegar a Villa Pehuenia, nos dirigimos a La Balconada, la flamante y hermosa hostería donde ya se hospedaban Marcelo con Guillermo de Mar del Plata en Cherokee y Pablo (Flopy) con Mónica de B. Aires en Ranger champagne.

En la hostería nos recibieron: Juan Carlos, Carlos, Ana, Claudia y un grupo de dinámicos colaboradores que nos brindaron una atención cordial, amable y eficiente; que sumado a las hermosas instalaciones de “La Balconada”, forman un conjunto de total excelencia.

La cena de bienvenida sirvió para que los grupos se fueran conociendo cara a cara y comenzara la integración.

Vía telefónica nos enteramos que Marcelo había enviado su Vitara con un auxilio y tomado un vuelo a Capital, mientras que Pablo y Fernando continuaron viaje a Pehuenia.

A la hora del desayuno llegaron desde Bariloche, Alejandro con Rosana, Omar y Graciela en 4Runner.

El desayuno del sábado nos sorprendió con una espectacular vista del Lago Aluminé, Nunca una hostería tuvo el nombre mejor puesto, toda su construcción es un gran balcón sobre el lago. Daban ganas de prolongar el desayuno y quedarse a disfrutar de esa increíble postal que ofrecen sus grandes ventanales.

La mañana comenzó con una espera en vano de Diego, nuestro guía. Luego nos enteramos que estaban peludeando en el paso de Primeros Pinos, junto a Mariano, tratando de hacer una huella, que de haber sido potable, hubiéramos aprovechado nosotros el viernes.

Decidimos visitar el Centro de Esquí del Volcán Batea Mahuida, donde nos divertimos muchísimo con la práctica de diferentes de técnicas, diferentes equipos, pero en definitiva, todo era  “culi-patín”.

Antes de partir la Ranger de Pablo y Fernando, se negó a traccionar en doble y se vieron obligados a colocar las cadenas para poder seguir la caravana.

Después de dar cuenta de las viandas y habiéndonos comunicado vía VHF con Mariano y Diego, bajamos del Batea para dirigirnos hacia la entrada del camino a Primeros Pinos, donde acordamos encontrarnos para emprender el camino al revés, por una huella que había comenzado Néstor el viernes, para ir al encuentro de ellos.

A esa altura la Ranger de Pablo fue abandonada a la orilla del camino y ambos fueron copilotos de Claudio.

La experiencia fue  divertida, la gran cantidad de nieve acumulada y la calidad de esta, no permitía avanzar en forma fluida, sino que solo se lo podía hacer “pechando”. Y eso fue lo que se hizo en el frente de la caravana, por turnos, para abrir camino.

Esto sirvió como ejercicio, para algunos y como aprendizaje para otros. Es una técnica difícil para los que tienen poca paciencia o están acostumbrados a terrenos donde se avanza acelerando; acá solo se avanza sin riesgo de atasco, en primera de baja y regulando.

La nota de color la dio Mario que con su Hilux, que se portó como un tractor; se salió de la huella y estuvo haciendo de las suyas hasta que logró colgarse en una posición difícil y solo salió con la ayuda del “malacate” de la vitara bordó.

Con la caída del sol, empachados de nieve y naturaleza, regresamos a la acogedora hostería donde la cena transcurrió entre risas y anécdotas, estrechando lazos de camaradería.

El domingo, otro desayuno en lugar de privilegio y nos pusimos en movimiento para rodear el Lago Aluminé en sentido contrario a las agujas del reloj, sabíamos que sería imposible, pero no teníamos otro compromiso que nos impidiera divertirnos en el intento.

Y así fue, nos divertimos con los caminos con mucho barro, agua y nieve. A la hora de la vianda se armó una guerra de nieve que quedará para la historia... todos contra todos.

El recorrido se iba tornando cada vez más dificultoso y los paisajes más bellos, la blancura de la nieve en contraste del azul del cielo no daban descanso a las cámaras, a cada paso se presentaba una nueva situación o un nuevo ángulo para la foto ideal.

Una parada obligada para matear a orillas de lago Nompehuen, que con sus aguas heladas hizo las veces de pista de patinaje y centro de diversión de grandes y chicos.

Reagrupados seguimos camino, hasta que a la altura del Puesto de Gendarmería, la nieve por sus características y cantidad nos impidió el paso.

No habiendo otra cosa que hacer, volvimos a pecharla por turnos para avanzar en pequeños tramos, la poca experiencia, hacía que a cada uno que entraba, había que rescatarlo; ya que cuando sentía que avanzaba, se entusiasmaba y al no cortar a tiempo la embestida, las ruedas patinaban, escarbaban y quedaban colgados.

La nota de color la dio la Vitara verde, que al mando de Chicho, encaró el montículo de nieve a fondo y voló varios metros para terminar con un panzazo que lo sepultó en la profunda nieve.

Una vez rescatado, volvió a repetir la locura para las cámaras, pero esta vez la chata voló más lejos y terminó literalmente clavada de punta en la nieve, que por suerte lo dejó zafar con una patinada y no se la puso de gorra. Hubo suerte

Terminadas las tortas y los mates, emprendimos el regreso. Cuando el sol se puso y encendimos las luces, estas no alumbraban por estar tapadas por una gruesa capa de barro congelado y al lavarlas se corría el riesgo de rajadura del vidrio.

En la última cena se notaban caras de cansancio por toda la actividad desarrollada en dos días, pero era superada por la alegría  y la satisfacción de haberlo pasado de primera.

El lunes nos despedimos de los amigos de La Balconada, hostería que nos brindó atención e instalaciones de lujo, ¡¡¡ FELICITACIONES !!!

Ya en el camino de regreso los grupos se fueron separando camino a sus respectivos destinos, pero todos quedamos con la sensación de haber pasado unos días fabulosos, en esa zona que nos regaló toda su belleza, y sobre todo... lo reconfortante de haber estado rodeado de personas con muy buena honda, altísimo espíritu de camaradería y un nivel humano de primerísima calidad.

 

GRACIAS A TODOS Y... QUE SE REPITA PRONTO...

 

      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

               


 


  

   dolarpeso.com   

 puertas automaticas de vidrio

 

Inicio| Travesias|Próxima | Foro | Páginas Amigas| Escuela 4x4|Suscribite

turismo 4x4
© 2007 Turismo 4x4 ®
Todos los derechos reservados.
www.turismo4x4.com
Sitio mantenido por
WEB BAHÍA BLANCA